viernes, 12 de abril de 2013

Entre lo extraño y la sorpresa

Entre lo extraño que nos sucede y la sorpresa que nos llega, voy entendiendo que hay una diferencia, que es: que lo extraño que puede sucederte es porque lo hemos provocado, hemos hecho una acción que nos devuelve esto extraño como respuesta, y casi siempre me suceden cosas extrañas, debe ser porque la quietud no entra en ningún sitio de mis pensamientos, y porque no me permito el lujo de esperar, no espero nada, busco siempre, puedo estar sentada frente al ordenador, y busco. Y por otro lado la sorpresa que me llega es aquella situación que ha salido de otra persona, por momentos las dos se  mezclan.
Ayer fue un día en particular en que las dos estaban muy juntas, de lo extraño de una llamada telefónica del director de un banco a la sorpresa mientras él me hablaba,  de que no tenía mi número telefónico, sino que tuvo que buscarlo por medio de este blog, me dejaron sin palabras ante su negativa de mi solicitud, que en realidad no le preste atención al no, me quedé con la sensación de que ser persona no es tan difícil, más para él que es un empleado de las empresas más cuestionadas, y con quienes nos descargamos lo que nadie nos escucha, es,  con las caras que vemos con quienes nos la agarramos y  no con los responsables directos, quizá por ello me bloqueé y solo pude decirle que gracias por llamarme antes de 24hs de mi carta, cuando colgué, di vueltas por la casa sin sentir el fracaso, sabía que esta persona había hecho lo correcto, aun para decirme no, tenía claro que mis exigencias como ciudadana no las debía escuchar él, sino el corazón de esta estructura bancaria, me senté y  escribí una carta al presidente del banco, y la satisfacción de escribir en manuscrito y poner en el buzón mi carta me dejaron la certeza de que con respeto, sentido común y algo de picardía psicológica podemos lograr todo lo que nos propongamos, no se si este hombre me responderá, dejaremos que la sorpresa me encuentre y que lo extraño suceda.

Archivo del blog

AMISTADES

AMISTADES

Compartir

Compartir

Un mundo de posibilidades

Un mundo de posibilidades