sábado, 11 de enero de 2014

Una entrada dedicada a los que construyeron una puerta llamada oportunidad

Cuando terminas un año y comienzas otro de forma revuelta y movidita, lo que llamamos cuesta de enero pasa sin penas ni glorias, de repente miras el calendario y te ves  casi en mitad de mes sin afirmar que es real, porque tú no lo has notado no significa que el tiempo no transcurra, cuando tu te detienes antes las circunstancias no significa que todo se paralice, que tú no mires no sientas no hagas tampoco significa que el resto dance al compás de tu ritmo, y como en toda regla existe la excepción, en nosotros también se cumple, es como si nuestras singularidades vinieran acompañadas de seres que hacen lo que tú eres incapaz y pasan cosas como que de repente en pleno de tus adversidades tus tristezas tus incertidumbres tus urgencias se abre una puerta desconocida que sin pedirte te da todo y más de lo que necesitas esa puerta son personas no es de madera ni de otro material es una puerta de almas totalmente construida con pedacitos de almas de muchas personas que se han propuesto darte una salida pero lo realmente mágico es que bastó solo una, si, una alma que decidió construir la puerta con la sorpresa que minuto a minuto se le sumaban más hasta llegar a tu  oscuridad e iluminarla con su regalo: la oportunidad.
Es entonces que no necesitas ponerle cara, te basta con su esencia para saber que en lo desconocido tenemos la capacidad de re-leer en nuestra piel el tatuaje que nos distingue: Humanos.

Archivo del blog

AMISTADES

AMISTADES

Compartir

Compartir

Un mundo de posibilidades

Un mundo de posibilidades