domingo, 11 de noviembre de 2012

Suicidio material, una nueva patología creada por el consumo

  Unos van otros vienen, luces, semáforos, motos apuradas por el verde, tus miedos que exigen movilidad rápida y segura a tus pies, metros atascados, huelgas por dondequiera, plataformas haciendo presión al despertar y ponerse en acción, paro increscento, listas de espera para la salud, una educación al borde de  la  más absoluta decadencia, que sino fuera por ese corazón que da pasión a una profesión, estaríamos frente a la falta total de ella; jóvenes sin saber dónde irse con un spainglish mínimo, una carrera y a veces dos terminada con éxito y mucho esfuerzo, varias horas de desgaste de codos sobre las mesas, instando casi exigiendo la creación de puertas a las neuronas no descubiertas; adultos sumidos en ansiedades, depresiones y hasta en la impotencia de tener que creerse inútiles; ancianos recordando las guerras, miserias, dolores propios de la edad, mirando casi con desconsuelo a su familia, esa por la que luchó cada día de su vida para que tuviera lo necesario y desarrollara todo su potencial en pos de ser una persona de bien, ese era el objetivo, claro, hoy ven que no cumplido ven que todo el esfuerzo se lo llevó un modo de vida: el consumo, ellos buscaban lo justo y necesario para vivir, nosotros en cambio ansiamos todo para sobrevivir, así estamos que al encender las voces de la noticia caemos en la cuenta que nuestra vida tiene el precio de una hipoteca, de locos no? Tener o no tener esa es la cuestión por estos años, todo cambia hasta los mensajes sabios de quienes nos precedieron y... hemos aprendido algo de esta gente que le urgió, sufrió y hasta dejo su propia vida en el intento de acercarnos a lo escencial: nuestro valor como seres humanos, creo que no, repetiremos de curso, no hemos superado ni siquiera el insuficiente de la calificación, estamos perdidos en conseguir algo, aun no lo tenemos claro, pero sí, antes de perder algo preferimos pagarlo al precio mas caro:dejar de existir, esto es lo que nos ha enseñado el consumo,  pagar con nuestra vida lo material adquirido, sin contar con la despreocupación total de quien conduce nuestros caminos por el estado, varios han pagado su hipoteca con el suicidio, señores de la banca, ¡nadie les pagará! han muerto, a quien pretenderán cobrarles la deuda? si esta modalidad de pago se hiciera masiva ni siquiera podrían pedir un recate, ya que no habría deudores para ayudarlos? lo entienden? pues no, porque para ustedes somos números en rojo o en verde, pero números y nosotros nos hemos dejado encandilar por las luces de sus publicidades, nos han llevado a ponernos un precio, dejando nuestro valor de ser personas por los contenedores.Mi más sentido pésame a las familias de los fallecidos.          

Archivo del blog

AMISTADES

AMISTADES

Compartir

Compartir

Un mundo de posibilidades

Un mundo de posibilidades