sábado, 22 de junio de 2013

Personas...

Las personas que por la profesión que elegimos, hemos aprendido a escuchar, a empatizar, a encontrar en el laberinto de soluciones el camino adecuado para cada caso, poniendo mucho énfasis en las actitudes, en la forma de ver la situación, buscar el enfoque diferente a la forma de vernos dentro de un problema o una solución, todo pasa por la mirada que tengamos sera la manera de vivir que elijamos.
En este camino de dejarme encontrar por la sorpresa, he conocido androides, vampiros, seres incrustados en la caja social, humanos socialmente brillantes aunque en una mesa a solas con ellos y como testigo una copa de vino no pasan de una conversión consumista, del estado, las crisis y como es debido  la marca del vino que tenemos en frente.
De todas las personas que entraron y salieron de mis días, hay algunas que, al ser espécimen en vías de extinción dejaron huellas, esas mismas sobre las que pisan para volver aparecer, hacerme reconocer que son especiales, y volver a partir.
Estas personas mas allá de enseñarnos se nos instalan en un sitio muy cerquita del baúl del nunca jamás, es allí donde entramos en pánico a que descubra que debajo de la alfombra se encuentra una de las siete llaves que abren el otro baúl de esto es posible, y entonces nos paralizamos ante una mirada, una sonrisa, una caricia, y como son turistas emocionales, se convierten en peligrosos, en raros espécimenes.
Por estos raros espécimenes en vías de extinción es que la vida se hace interesante, se hace imprescindible oír, mirar, ser...

Archivo del blog

AMISTADES

AMISTADES

Compartir

Compartir

Un mundo de posibilidades

Un mundo de posibilidades