sábado, 16 de noviembre de 2013

Desmenuzando frases hechas

Existe una frase que danza hace años por la boca de casi todos: "No importa donde estemos, lo que importa es la compañía" y considerando que las interpretaciones son tantas como los colores a mis cuarenta y cinco tacos con una forma de vivir incomoda porque es la única forma que aprendo, experimento, siento la vida en crudo sin parches ni auto-lamentaciones, donde despierto la imaginación para sobrevivir, puedo expresar lo que siento tal y como lo vivo, sin retoques y es cuando puedo decir que estoy en desacuerdo con la frase, porque sí importa donde esté, ya que la compañía depende de cómo eres y es que si  voy al bar de Paco es porque detrás de la barra está él regalándome un "Buen día" y el café es la excusa para verme con el barrio entero, mientras sale mi café con leche para otros llega un bocata de tortilla, los olores se mezclan en un par de mesas, pero eso no importa, importa que con Lina me reiré, llorare, y Paco estará allí!!!. Si cada domingo desayuno en el Quimet con Monste es porque Martí siempre tiene un comentario, una cercanía con todos los clientes que nos da ese gran placer de disfrutar como si fuera el sofá de casa, descontando que la compañía hará las mejores horas del finde, el lugar sí importa.
He tenido la suerte de sentarme en pocas mesas de restaurantes pero aseguro que en los mejores saben por qué? Porque he recibido el servicio que ofrecen con un gran valor añadido: la calidez y la sensación de sentirme en la cocina de casa, por esto mismo difiero con la frase, un parque me dará la compañía de quienes necesitan intercambiar energías con la naturaleza, un paseo por un casco antiguo traerá de concomitancia a quien sienta en las piedras la historia contada en símbolos en cada detalle arquitectónico y una pizca de enigmas que nos llevaran a una cafetería a intentar resolverlos, una salida de compras con un adolescente que aborrece como yo salir de compras estará cargada de salpicones entre lo que nos gusta y lo que podemos pagar pero si quien nos atiende nos sonríe nos aconseja y nos da trucos entonces el precio vale y así a cada paso, lo que quiero decir que un lugar, una compañía tienen mucho que ver si mirásemos más los detalles, los instantes que nos regalamos con quien nos importa es proporcional al sitio donde nos veamos, todo puede cambiar en un segundo depende en gran medida lo que quiera compartir.

Archivo del blog

AMISTADES

AMISTADES

Compartir

Compartir

Un mundo de posibilidades

Un mundo de posibilidades