domingo, 4 de septiembre de 2011

Encuentros...

Después de cuatro años las 5 amigas de dos pueblos diferentes de la comarca La marina Alta, y, teniendo en cuenta que dos de las integrantes vivimos una en Madrid y yo en Barcelona, solo viajamos a Javea para los puentes y como norma de vida en agosto, logramos juntarnos y coincidir en tener una noche para nosotras como en los viejos tiempos, con el adicional que una integrante nueva recién separada quería pertenecer a este conjunto de mujeres con diferentes historias y algo en común, lo que pasara entre nosotras allí queda.
En años nos pasan cosas que por teléfono es un tanto difícil de contar, a no ser que poniéndole un poco de humor las cosas queden mas claras, pero siendo mujeres de pasado los cuarenta, necesitamos el mirarnos a las caras, es que la tecnología nos acerca pero no nos une como nosotras pretendemos.
Decidir dónde cenar ya hizo que nos sintiéramos a gusto como siempre, entre una que quería ir al Wok, y la otra que allí habían encontrado un hombre en el congelador, la parte imparcial o sea Lina, dijo a comer pizzas a lo de Pepa´s, tema zanjado de momento, ese restaurante no falla, puedes pedir lo que quieras que calidad y precio van de la mano, ya sentadas en la terraza, tres de nosotras fumamos, las cartas frente a nuestros ojos, y yo lo tenía claro, ensalada de pollo, con lo que se nos vendría luego, mejor comer algo fresco y ligero, a lo que se sumaron dos más, en total 3 pizzas, tres ensaladas de pollo, y dos botellas de vino rioja con una casera hicieron el resto de la velada.
Salir de la terraza fue complicado cuando no puedes moverte de la risa y el dolor de tripa por las carcajadas recordando aventuras pasadas, un mercedes, un cuarentón canoso fuertísimo, las cómplices y guardaespaldas, vamos un ligue por internet a ciegas y todas detrás de la implicada.
El paseo del Arenal es insoportable en agosto, casi no puedes andar por allí de la cantidad y variedad de turistas, todos pretendemos lo mismo ir en grupo en fila horizontal, lo cual terminas hablando con cualquiera en cuanto menos lo esperas, en fin como pudimos logramos llegar a nuestro segundo sitio favorito, el Geografic, es allí donde el café irlandés dará comienzo oficial a la noche, como era sabido en cuanto nos vieron llegar, los chicos de la barra vinieron a saludarnos, eso tiene lo de vivir en un pueblo, todos te conocen, y los chupitos no se hicieron esperar, una mezcla de frutas, y una decoración que quedamos mas que agradecidas, lo hicimos notar en nuestro bote; y fue justo allí donde nació la idea de escaparnos todas un fin de semana a Roma, los calendarios comenzaron a salir de los móviles y la coincidencia del fin de estaba servida, nos iremos el 7 de octubre, es la excusa perfecta para vivir a pleno lo que somos con las libertades individuales como cuando nos juntábamos cada miércoles y sábado y todo lo vivido quedaba entre nosotras, también nos serviría para poner al día a nuestra nueva integrante.
En una hora el plan esta terminado con las responsabilidades repartidas, y como era sabido, como sé moverme por los buscadores de viajes y hoteles, y conozco Italia, quien se encargaría de la reserva sería yo, Lina la de hacer de vocero de lo que yo vaya viendo y las demás en ver si hacemos punto de encuentro en Valencia o Barcelona.
Terminada la planificación, necesitábamos fiesta, los recorridos nos llevaron a un sitio nuevo, que nadie me conocía, en la entrada había un chico y una chica repartiendo una tarjeta pequeña donde decía que al consumir una copa te regalaban un chupito, estamos en crisis! El chupito era lo que queríamos, y como casi siempre el poder de la seducción afloró de inmediato, me acerque al chico y le dije bailo contigo y nos regalas los chupitos, bien?, sin mas estábamos dentro recibiendo nuestra cuota de alcohol gratis y yo bailando con un veinteañero, todos contentos, y a seguir el recorrido, en nuestra próxima parada tuvimos mas relax, algo mas chill out y fue donde caí en la cuenta que en mi bolsillo del pantalón tenia un posavasos con algo escrito, todas empezaron a intrigarse, en cuanto lo leímos juntas la risa fue generalizada:” please llámame, me gustas mucho y el numero de teléfono”
Fue allí donde comenzó la conversación de que las mujeres que pasamos los cuarenta y no se nos nota estamos siempre en el conflicto de no saber qué hacer, porque si nos ponemos vestidos, quedamos sofisticadas, si lo hacemos mas simple, unos pantalones cortos, no tanto, camiseta y tacones nos persiguen los chicos jóvenes! Que hacer entonces? Cuando sólo quieres pasarlo bien con amigas, y todos creen otra cosa.
Hay algo que dejare claro si quiero algo lo hare saber, pero de momento que mi físico no aparente mis cuarenta y tantos no significa que este buscando algo.

Archivo del blog

AMISTADES

AMISTADES

Compartir

Compartir

Un mundo de posibilidades

Un mundo de posibilidades