miércoles, 2 de mayo de 2012

La realidad...

La realidad se negocia… el presente no se sortea. ¿Por qué? Simple, porque cuando deambulas por las calles y te encuentras más de una persona durmiendo entre cartones, un perro flaco y sucio a su lado, es cuando tienes que comenzar a plantearte que no está tan lejos de tu realidad, que puedes ser negociado y depositado en la misma acera, y porque cuando esto te ocurra entenderás que tu presente no tienes que rifarlo a la suerte, será en ese momento que comiences a comprender el significado de sobre-vivir, ante las caras de una ciudad muy apurada por buscar el “dinero” que le servirá para calmar sus ansias, “eso mismo” que hacías tú antes que en la negociación quedaras fuera de juego. ¿Miramos cada día mientras llegamos… a algún lado? Puede que sí, puede que no, cualquiera de las respuestas te llevarían a pensar, no tienes tiempo para eso ahora, que se ocupe otro, sigues y te resguardas en tu lástima, si no me cuido yo nadie más lo hará, el otro que aprenda, que se busque la vida como pueda, todos tenemos problemas, no puedo hacer nada por nadie, llegas tarde a… ¿tu rutina? ¿Tu vida? ¿Tu fracaso? ¿Tu éxito? ¿Tu etiqueta?... ¿A dónde llegas? Pregúntatelo cada mañana e intenta encontrar una respuesta.

Archivo del blog

AMISTADES

AMISTADES

Compartir

Compartir

Un mundo de posibilidades

Un mundo de posibilidades