lunes, 3 de diciembre de 2012

Aún nos queda París...

Hoy he despertado mi lado emocional para ponerlo al día, actualizando lo experimentado al consiente, también el costado artista, me he descubierto bailando al ritmo de la cafetera mientras el tiempo de la tostadora doraba mi pan.
Mis bastas no se quedaron atrás, el decir cambio, acción se expanden por mi cuerpo como fluye la sangre en mis venas.
La ganas se hacen presentes cuando escucho nuestra canción desvaneciendo al temor y la culpa, repitiendo sin cesar: ¡no me entiendes! ¿por qué no me escuchas?
El silencio ha quedado callado al apagarse las luces de tu conexión.
La mañanas saben que no serán iguales sin las voces:  "todo ira bien".
Mi autoestima elevada al leerte está estudiando cómo retroalimentarse en lo días que vendrán.
El nosotros decidió habitar en el baúl del nunca jamás y el IU ha quedado dormido bajo las dudas del por qué nació.
Con todo este movimiento he querido sacudir también las neuronas, algunas responsables que la soledad vuelvan a secar mis lágrimas.
No se ha escapado ese bendito cupido que siempre lastima, que no acierta al blanco donde no se siente el dolor, al igual que los tampones! sino están en el lugar exacto es imposible caminar, el cupido debería tener manual de instrucciones también.
De todos los despertares de hoy el que más siento es el de la ausencia, que me mira de re-ojo con algo de recelo por si comienzo a preguntar, aunque mi cara le dice que no lo haré.
¡Aún nos queda París!    "Move on"

Archivo del blog

AMISTADES

AMISTADES

Compartir

Compartir

Un mundo de posibilidades

Un mundo de posibilidades