sábado, 6 de abril de 2013

En silencio

Ayer fue un día particularmente basado en el silencio, horas y mas horas sin emitir sonido alguno, sin teléfono móvil, solo recibí dos llamadas al fijo, y ninguna publicación en las redes, mis sitios ayer quedaron en silencio, necesitaba este espacio sin monitor, ni libreta, ni tan siquiera música, solo necesitaba ver caer la lluvia, que se hizo esperar, pero tenía la obsesión de querer que lloviese, yo no quería llorar, y alguien tenia que hacerlo por mi, que mejor que el universo para que mi barrio supiera que yo no quería llorar, mi única compañía fue un insistente escalofrío por mi espalda que  renegaba con la suma de abrigos en mis intentos de acallar sus gritos.
Ayer fue ese día que me regale para verme cara a cara con mis listas de sueños, con esa imaginación que no descansa, y con las facturas de la vida, son pocas desde mi conciencia, aunque supongo que debo tener alguna que se me escapó, lo que más gusto me dio fue reafirmar que sé porque estoy en este mundo, y que a pesar de las fechas de caducidad que me dieron tiempo atrás, algo más tengo para dar, que superar baches en el camino es parte del  recorrido, y que a pesar de todos mis errores, que han sido muchos, y la lista sigue, tengo la suficiente cara para pedir perdón, porque así lo siento.
El día terminó con risas y esas lindas charlas que tengo con mi hijo, los balances del día nos encontraron recibiendo el sábado, unas horas de sueño y aquí estoy disfrutando de un sol tímido que pega en mi ventana invitándome al recorrido diario con mi perra, hoy es diferente, cambiaremos de zona, el día invita!

Archivo del blog

AMISTADES

AMISTADES

Compartir

Compartir

Un mundo de posibilidades

Un mundo de posibilidades