viernes, 23 de agosto de 2013

Papel, letras, tinta... y un libro

Tres viajes de autobús de media hora mas o menos cada uno alcanzaron para que terminara un libro que llegó a mis manos hace dos días en medio de una arena apresurada por seguir el ritmo de las olas del mediterráneo, una brisa caliente que invitaba y casi obligaba la entrada al juego de la espuma, piedras y balanceo del agua.
-Te dejo este libro, no leas la contra portada. - esas fueron las sugerencias de quien con intenciones definidas me entrego: Tinta de Fernando Trías de Bes.
Mientras la historia se dejaba atrapar por mis ojos, mi mente disfrutaba la re-creación que es interceptar la atención con la imaginación, tenía ganas de terminar cada capitulo, aunque también retrasaba el adelanto racional y las ideas brotaban como burbujas de agua hervida, todo se mezclaba, la sin cronicidad de los acontecimientos, las causalidades de mis días, algunas respuestas a mi pasado, un presente con frentes abiertos al aprendizaje, un sin futuro porque no creo en él.
Una de esas ideas burbujeantes fue la relación estrecha que existe entre lo que hago, lo que me gusta hacer, y lo que estoy "casi" obligada hacer, todo, todo tiene un hilo conductor, desde mis dudas, mis miedos, mis fuerzas, cada situación, cada relación, absolutamente al completo mi vida pasó delante de las ciento cincuenta y un páginas, lo inexplicable es que fueron las soluciones las que aparecían, palabras, somos lo que emitimos, ¡cuanta verdad! las razones de ser quienes somos también son cada palabra, letra, imagen que decimos, escribimos, mostramos.
La magia de leer tiene esto, que si un libro te busca es porque allí y nada más que allí tienes al menos una de las respuestas que buscas.

Archivo del blog

AMISTADES

AMISTADES

Compartir

Compartir

Un mundo de posibilidades

Un mundo de posibilidades