martes, 20 de agosto de 2013

Tiempos de cambios...

"Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo"

Hacía tiempo que esta frase no aparecía por mis días, y "casualmente" ayer por la tarde mientras llenaba de quejas, explotaba de rabia, y le hacía pasar el peor momento a mi amiga, ella se dedicó a escuchar, como si le contara un cuento, mis demasiadas presiones y pruebas que la vida pone en mi camino, cuando descargué todo, me di cuenta que su mirada no había cambiado, y que su leve sonrisa iba poco a poco tranquilizando mi alterado sistema nervioso central y periférico, si, ayer al completo hice trabajar mi capacidad de soportar, sin embargo ella tenía claro que su forma impetuosa de andar por el mundo no era necesaria en ese momento y con una voz casi en secreto me dijo - hace años que repites tu forma de actuar, no esperes resultados diferentes - cambia la acción y tendrás un efecto desemejante-
Cuando termino de decirme esto, recordé a Gandhi, y los dos tenían razón!!!
Sin darnos cuenta o por no sentir culpa aceptamos que las situaciones nos lleguen y actuamos en consecuencia, repitiendo patrones de acción porque es lo aprendido, como andar en bici, no se olvida, lo que olvidamos es, que repetir una acción nos llena de presión y frustración en nuestros días, entonces comienzas a buscar una acción que no llame la atención a la bendita culpa, lo cual ella siempre está, aunque anoche me di cuenta que si una persona desprestigia a otra, el problema no es mio, yo sé quien soy, y asimismo, que puedo hacer mil cosas por los demás pero sin permitir el chantaje afectivo y  las presiones ilógicas que pueden aparecer.
Hace doce horas que re- pensé quien soy y me gusta lo que he conseguido... con lo cual actuaré en coordinación con lo que me haga sentir y sea lo mejor para mi, primero, que luego se hará extensivo a los que me rodean.
Gracias M.G. por el té helado, la capacidad de escucha y sobre todo por empujar mis ganas a quitarme de la espalda esos pesos que no son míos.

Archivo del blog

AMISTADES

AMISTADES

Compartir

Compartir

Un mundo de posibilidades

Un mundo de posibilidades