miércoles, 7 de enero de 2015

Sentires del atardecer

La única noche que me encarno en ese mi costado inocente, tierno y dulce es la noche de reyes, donde la magia legendaria me atrapa y me cubre con esas capas de colores, barbas descuidadas, coronas a punto de caerse, es cuando recorro en milésimas de segundo el camino andado con cada unas de esas noches mágicas de mi vida y como espiral vuelve ese olor particular del pasto recién cortado, los pre-acuerdos con mis hermanos donde colocar los zapatos, la cara de mis padres con agujas de reloj en los ojos, ¡cuando se duermen! a la nonna mirándonos los pies para saber si había acertado con los calcetines. Han pasado los años, si, pero sigo siendo aquella niña y no quiero dejarla porque nos hacemos mayores, las canas llenaran mi cabeza, los años cargados de experiencias multiplicaran mis recuerdos, sumaremos libertades a cambio de posesiones, sellaremos aquellas ventanas que traen vientos de tiempos revueltos, abriremos más puertas que den al sol, que le pegue la lluvia que se cuelen las mariposas y porque no algún que otro mosquito, una picada me hará sentir la necesidad de rascarme y aprovechare para quitar esa picazón que me producen algunas personas que se niegan a vivir... esas que me dicen ya llegaras a mi edad...de seguro que ¡no lo haré como lo haces tu! añorando un pasado, queriendo ser joven. si nos haremos viejos, nos llenaremos de manías, de pañales, de pastillas, infusiones, de algún que otro viaje atascado de años todos juntos. Y sí, llegaremos a la fecha de caducidad sin más.No sé como llegarás tú, sí como lo haré yo...llena de ganas de seguir aprendiendo y mirando hacia el cielo la noche mágica pidiendo mi deseo a minutos de que den las doce: no perder la ilusión y el milagro de mirar como niñ@.

Archivo del blog

AMISTADES

AMISTADES

Compartir

Compartir

Un mundo de posibilidades

Un mundo de posibilidades