jueves, 31 de octubre de 2013

Respeto y oportunidad

Existen dos tipos de actuación con respecto a los cambios, que tiene que ver con nuestros actos, por un lado está lo particular que es cada acción que emitimos en nuestro circulo social, es, esa pequeña porción de personas con las cuales nos cruzamos, convivimos y la general que va con el añadido de lo "no lo conozco" dando la sensación que sino lo he tenido cerca es como que resbalan alguno valores.
Entre estos dos tipos de caminar por el mundo existe un denominador común: el respeto, ese señor que tiene un aspecto indigente, que baja la mirada cuando cualquiera de nosotros lo ignora y la sacude de lado a lado como diciendo: Ay, si supieras todo lo que te pierdes ignorándome, y es que a este señor lo acompaña a todo sitio su compañera de vida la señora oportunidad aquella que va con un pañuelo en la cabeza, muy tímida ella, esperando que alguno de nosotros la veamos, los dos danzan por las calles tan unidos como la necesidad de comunicar lo que hacemos, lo que sentimos, quien nos hizo daño y en los mejores de los casos hasta la hora que nos levantamos en las redes sociales, ese sitio mágico donde millones de personas saben de nosotros al instante, ellos también están por aquí, ellos  observan también lo que nos perdemos cuando los ignoramos. 
En las redes el respeto se pierde cuando "cuelgo" algún pensamiento no mío y me lo apropio para ganar la partida entre el ego y la humildad, somos inmensamente adictos a los "me gusta" al retwittear y otras tantas formas de afirmar que somos los mejores (menos mal que son minoría), es allí donde la señora oportunidad nos da un toque, pero no de suerte sino de pérdida y es que cuando, por ejemplo no señalamos quien dijo tal frase, o a qué película pertenece el diálogo que nos identifica, esta señora nos da la espalda porque ella se apega a nosotros cuando expandimos lo que sabemos, lo que leemos, aquellas palabras que pueden hacerle bien a quienes nos leen y damos la fuente de la información.
La humildad es una actitud, un forma de vida, no se compra (lamentablemente para algunos)  ni se gana, es una condición innata que de faltar podemos trabajar y re-pensar nuestros actos.

Archivo del blog

AMISTADES

AMISTADES

Compartir

Compartir

Un mundo de posibilidades

Un mundo de posibilidades